Ojos puestos en Tijuana, México

Claro, donde permanece la caravana de migrantes que busca pedir asilo a EE.UU. El alcalde de Tijuana declaró crisis humanitaria en la ciudad ante la necesidad de recursos para atender a los migrantes, y ya un primer intento de pedir asilo provocó el bloqueo de policías federales y locales, y la acción de bombas lacrimógenas por parte de Estados Unidos. 

Este episodio eleva la tensión que vive la región y en particular México desde la llegada de miles de migrantes centroamericanos a principios de este mes; horas antes, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) había anunciado las deportaciones de casi 100 centroamericanos. "Dichos actos de provocación, lejos de ayudar a sus objetivos, atentan contra el marco legal migratorio y pueden resultar en un grave incidente en la línea fronteriza", agregó la SEGOB.